Filosofía de trabajo

Filosofía de trabajo

Cada persona es única, por lo tanto, aunque dos personas pueden estar pasando por una misma experiencia, ya sea ésta positiva o negativa, la manera de pensar, de sentirla, de reaccionar, en fin, la manera de vivirla es diferente, es personal e individual y única, y los niños y adolescentes no son una excepción y sus familias tampoco.

La infancia y la adolescencia son dos etapas del desarrollo diferenciadas que comprenden rangos de edades diferentes pero las dos son etapas vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona en todas sus dimensiones (personal, emocional-afectiva, social, física, inteligente · intelectual, ético-moral, sexual, comunicativa-lingüística) ya que todo lo que experimentamos y aprendemos en estas etapas repercutirá en nuestra vida de adultos.

La familia es un elemento clave en estas etapas. La familia es la encargada de proporcionar la protección y atención al menor, la educación y un marco afectivo y de estabilidad necesarios para su correcto desarrollo.

Los niños y adolescentes son seres frágiles y vulnerables. La infancia y la adolescencia tienen sus propios retos, retos que se pueden vivir en determinadas circunstancias como obstáculos o dificultades para seguir adelante y hacer frente al día a día produciendo un sufrimiento y dolor en el niño o adolescente que muchas veces también traspasa a las personas de su alrededor. En ocasiones, la familia no sabe cómo afrontar o ayudar a su hijo con los sentimientos de tristeza, desorientación, enojo, inutilidad, impotencia o frustración que esto puede generar como padres y que a la vez están repercutiendo en la relación con nuestro hijo deteriorándola.

Es en estas situaciones donde los psicólogos intervenimos como profesionales tanto con el menor como con su familia. La terapia que se ofrece en el centro de psicología INFANS siempre tiene en cuenta estos criterios, es decir, se adapta la intervención a los niños y adolescentes, a su manera de ser y a su manera particular de ver y enfocar su problema, ofreciendo siempre una terapia personalizada, buscando siempre un clima de confianza y colaboración que permita establecer el vínculo necesario con el menor para que la terapia evolucione favorablemente. En esta intervención tiene un papel clave el asesoramiento y el apoyo a la familia. El objetivo siempre es buscar el bienestar del menor, es buscar que el niño / adolescente se sienta mejor, es ayudarle a encontrar su estabilidad emocional proporcionándole las herramientas necesarias para que pueda recuperarse lo antes posible y seguir disfrutando de su vida con normalidad.

Los profesionales del centro INFANS realizan también un trabajo con la escuela cuando éste es necesario, ya que la escuela es otro elemento socializador muy importante para el niño / adolescente.

Si te encuentras en una situación donde consideras que su hijo o vosotros como padres necesitáis ayuda, no dudéis en contactar, tened en cuenta que el tiempo que transcurre desde la presentación del problema o dificultad hasta que se pide ayuda es esencial tanto por la duración de la intervención como para la recuperación de su hijo.

¿Necesitas ayuda?

 

 

 

 

 

 

 

 

Contacta conmigo